sábado, 29 de marzo de 2008

Panorama.

Hace mucho tiempo que acarreaba esa angustia. Trató de sofocarla, pero no sirvió de mucho. Veía las cosas cada vez más negras. Se sentía mal sin motivo, o con motivos que le deban ganas de irse realmente a la mierda. Quería desaparecer por un buen tiempo. Soñaba que en cada tren que escuchaba era la pasajera que se bajaría última. Soñaba con irse y que nadie la siguiera, o sólo unos pocos, con los que obviamente tendría problemas -porque los problemas siempre están- pero no tantos como para hacerla llorar y querer irse del lugar que tanto le había gustado no mucho tiempo atrás.
Hoy se siente mal, realmente mal. Quiere encerrarse en su burbuja, y que quien verdaderamente la aprecie -ni siquiera la ame, ni siquiera la quiera- vaya y converse un rato, lo suficiente como para recordarle que no está tan sola como creía, que estas lágrimas que caen son porque ella se maquina y que nadie va a saltar con cosas absurdas como es costumbre... Y que ante todo, alguien se preocupa de verdad y no caretea, que las frases lindas, las discusiones, todo lo dicho y lo hecho fueron actos sinceros, y que las cosas no van a cambiar porque se meta alguien en el medio.

Y tiene mucho miedo, porque sabe que no es así, porque conoce las reacciones y por eso va a subirse a ese tren, sin despedirse de nadie, y se va a ir a donde sea -probablemente al sur- para no volver a ver a toda esta lacra inmunda.


martes, 25 de marzo de 2008

Cosas que quiere decir la gente cuando dice esto (parte 4).

*Yo tengo 90 de pecho, pero no se nota por que soy de espalda grande: no tengo tetas y tampoco espalda, lo digo para que me mires al menos.

*Te juro que no tomé nada, me cayó mal algo que comí: me escabié hasta el apellido.

*Pero… ¿cómo pensas eso de mí?: ya sé que soy una mierda, pero es más probable que te sientas mal si te digo esto a que me mandes a la mierda como realmente me lo merezco.

*Te juro que no sé de donde salieron esas ladillas, debe haber sido en algún baño público, si yo te soy fiel: me encamé con una trola de Constitución que tenía garrapatas.

*Un regalo, (cara de sorpresa) justo lo que quería: lo cambio porque es horrible, me conocés muy poco y tenés menos imaginación que una baldosa.

*No estuve con nadie que no fueras vos: tenés unos cuernos que por poco hacés una brochette con el sistema solar.

*No me importa este pelotudo, sólo le doy (un poco): quiero casarme y tener un golden retriever, y 3 hijitos para la semana que viene.

*Estoy confundida, te pido un tiempo: mierda que vuelvo con vos.

*Mientras tenga salud: y no tenga tu pelada, tus dientes, tus cejas, tu sexo, tu color de ojos y esas cosas que me molestan de vos… me da lo mismo.

jueves, 20 de marzo de 2008

Gané gané.

'Las oportunidades' es de Calamaro, búsquenlo en Internet. Además, en el disco 'El Regreso', figura él como autor.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Ella estaba sentada, esperando. Veía correr las gotas sobre el vidrio. Si fuera un día normal, estaría durmiendo, con la lluvia de fondo.
Ahora volvía el pensamiento de siempre. Y tiraba todo a la marchanta.
La realidad es que no valía la pena. Las cosas estaban cantadas hacía rato, hasta ella misma empezó todo con esa sensación de final, con ese sabor a derrota que sabía que no iba a poder soportar.


Se la va a tener que bancar. Otra no queda.

' A veces esperando las oportunidades
no se ven y se tira todo a la marchanta;
y vos, tan orgullosa, nunca me avisaste
que tal vez, fuiste mía aquel verano'.

Las Oportunidades, Andrés Calamaro.

martes, 18 de marzo de 2008

Seis de marzo.


Seis de marzo, creo.
Ropa nueva, útiles nuevos, vida nueva. No, no era por empezar de nuevo las clases, era por el colegio.
Si hago amigos bien, si no, no; la escuela es para estudiar, no para relacionarse; ya me chupan un huevo todos, que se maten.

-¿Te querés sentar conmigo?
-No, gracias, ya me siento con ella- y señaló al costado.






Seis de marzo de nuevo.
Y todo lo que pueda decir, está de más.


domingo, 16 de marzo de 2008

Facilidades del ahora.

Un día María me dijo: 'qué difícil sería chamuyar sin celular'.

lunes, 10 de marzo de 2008

Los adolescentes tenemos la mente quemada.

Obviamente. ¿Cómo no vamos a tener la mente quemada? Y esta vez -quizá por única vez- no le voy a echar la culpa a los medios de comunicación ni al Imperialismo, como diría mi amigo personal Chávez... voy a hacer un viaje introspectivo a la mente de nuestros padres y/o educadores.

A medida que los bebés crecen, aprenden (no estoy segura si en este orden, pero creo que la mayoría lo sigue) a caminar, luego a hablar, después largan el chupete, la mamadera y el pañal.
Hoy quiero detenerme en la parte del lenguaje. ¡Oh, qué maravilloso el lenguaje, que permite comunicar sentimientos y esas maripositas que nos agarran en la panza!

Ahora, ¿qué pasa cuando el nene es tratado como teletubbie?
No hay persona en el universo que no se tilde al mirar un bebé que, a su criterio, sea muy lindo. Pero cuando se acercan a hablarle, el infante suele mirarte con cara de: '¿y este boludo qué quiere?'. Como no puedo meterme en la mente de los niños, no sé a ciencia cierta si sabrán distinguir el muñeco de peluche con antena de la tele al gilastro que le hace muecas y le habla como si fuera tan idiota como el emisor. Más allá de eso, habrán notado que tienen un don especial para absorver y repetir conceptos como: 'guau guau', 'tu tú' o cualquier sonido gutural (o no) que produzca la cosa en cuestión.

Mientras son chiquitos, no queda mal, es más, hasta puede caer simpático; pero cuando se está en sexto grado, en la clase de educación sexual y la 'chuchirolata' pasa a ser vagina y el nene nunca entendió la frase 'ombligo del mundo' simplemente porque en su inventario general figuraba la palabra 'pupo' (y la continúa utilizando con 15, 16, 17, 18 años...) se convierte en un problema.

Por eso, a vos futuro/a papá/mamá, por favor, hablale bien al nene, y rompele la crisma a aquellos que lo traten como sus padres lo trataron a él. Las onomatopeyas dejalas para las historietas. Tenemos un lenguaje rico y complejo, que nunca se termina de entender, así que dale una manito y contale que el gato es gato, la comida no es papa (como le dicen a los loros) y por sobre todo, que el ombligo no es pupo.

domingo, 9 de marzo de 2008

Tristezas.

Sí, es triste tener un contador de visitas. Pero peor hubiera sido empezarlo en otro número que no fuera cero.

sábado, 8 de marzo de 2008

Sobre por qué prefiero ser niña a mujer.

Además de los cambios fisiológicos, morfológicos y de toda índole que puedan ocurrírsele a Usted, señor lector, el traspaso de niña-a-mujer se me vuelve totalmente denso y frustrante.

Empezás a disfrutar el no tener responsabilidades, ser flexible, romperte y curarte rápido… y cuando te querés acordar, te crecieron tetas. ¿Para qué voy a querer tetas? Quiero seguir jugando con los muñequitos y ver ‘Las Chicas Superpoderosas’.

Cuando sos chico, no te importa nada. Creés en la bondad, y podés distinguir entre el bien y el mal. Sabés que las cosas que te lastiman son malas, y no tratás de cambiar a la gente. Simplemente, ignorás y te alejás.

No tenés miedo de demostrar lo que sentís. Si te querés reír en el medio del acto de la escuela, lo hacés. Si algo te infundió temor o te hirió, llorás. No vivís de apariencias, no sabés qué es una apariencia.

Te vestís como se te canta. Siempre de colores brillantes, claro está. No te vas a andar fijando si se te nota la panza o tus rodillas son feas. ¿Para qué? Eso no es divertido ni se come. Nadie te va a mirar, ni se va a burlar.

Tu mayor preocupación es por qué tu mascota está triste. Si todos tus derechos se cumplen, no hay más problemas.

Las personas te quieren. Podés tener dos o tres enemigos, pero los amiguitos nunca los perdías. Podías pelearte que a los cinco minutos ya iban a jugar de nuevo, como si nada hubiera pasado. Igual, aunque no tuvieras amigos, podrías sobrevivir hablando con una piedra y un gato.

Los chicos no son problema, no te hacen llorar, no te rompen el corazón. Solamente sirven para jugar al fútbol, porque a la mayoría de las nenas no les gusta.

Quería ser grande. Me encantaba opinar de temas que no sabía, y me podía quedar horas escuchando cosas que nunca pensé que fuera a entender. Un nene se siente un genio si aprende a leer y escribir en manuscrita.

Ahora, entre 15 y 8 años después de ser ‘niña’.

Pierdo amigos día a día. Y tengo que convivir con personas que me parten los nervios y desearía mandar bien al carajo.

Mis preocupaciones son cada vez mayores, y a veces ni entiendo por qué. Política, Economía, Ciencias, religión… miles de cosas en las que soy peligrosamente ignorante y me pegan cachetazos cada vez que trato de entenderlos.

Me rompen el corazón, me lastiman, y tengo que caretearla, como si no pasara nada, como si no pudiera llorar ni reír ni hacer ningún gesto.

No es que todo sea malo. Para nada. En este momento tengo mil motivos para ser feliz. Pero aún así, prefiero ser niña a ser mujer.

Cosas que quiere decir la gente cuando dice esto (parte III).

*¡Hoy me siento tan fea…!: ¡decime que me das!
*No me importa, que haga su vida:
estoy desesperadísima por saber todo, pero no quiero parecer tan patética.
*Che, está lindo tu hermano/a:
che, cómo le doy a tu hermano/a.
*¿Ese es tu viejo/a?:
también le doy a tu viejo/a.
*Cualquiera, no me mueve ni un pelo:
no sé cómo decir cuán desesperada estoy porque me diga ‘hola’.
*Dame tu teléfono, yo mañana te llamo:
no pienso llamarte hasta dentro de una semana (si es que te llamo).
*¿Cómo me queda esta remera? (a una mujer):
mirá, tengo remera nueva, envidiame, ¡perra!
*Divina (respuesta al punto anterior):
parecés un tanque australiano.
*¿Cómo me queda esta remera?(a un hombre):
ya sé que me vas a mirar las tetas, y de hecho, quiero que lo hagas.
*Hermosa (respuesta a la pregunta anterior):
opción 1: me calentás con remera, pero seguro me vas a gustar más sin nada. / opción 2: no te toco ni con una caña de pescar.


viernes, 7 de marzo de 2008

Depresiones (II).

Sinceramente, no comprendo. Y mirá que me esfuerzo bastante...

Escuchá, cuando tengas tiempo y ganas, nos vemos, en serio. No me quiero arrastrar más por vos. Juré y perjuré no hacerme drama y tomarme las cosas con calma, pero llegó algo que no me esperaba: me enganché de verdad, aunque nunca vaya a admitirlo.

No me digas que no sabés, no creo que sea tan complicado. Es sí o no, es te quiero o no.
Por mi parte, está todo más que bien. Te quiero, y mucho. Y no me conformo con simples besos entre alcohol y cigarrillos, yo quiero que nos veamos, que pase algo.

No tenés idea de lo que haría para que me des un poco de bola. No me vengas con que me querés, porque siempre que te hablan de mí te excusás con pelotudeces que estoy cansada de escuchar. Eso es darme bola. Aceptarme siquiera.

Yo te quiero, no sé qué tan difícil es. Como de costumbre, vos manejás la situación, y ni cuenta te das.

Decepciones.

La felicidad (que no existe, pero uno siempre cree que puede llegar, ilusa) se construye ladrillito a ladrillito y de golpe pum viene un camión con acoplado y se te estampa en esa pared de ladrillo hueco sin revocar, que mide con suerte medio metro, y pum, sentís cómo te la tiran abajo y todo ese esfuerzo y esas ganas y todo se te cae encima que no es mucho, será la altura de las rodillas, pero te las rompe y te deja llorando sin poder incorporarte durante un buen tiempo (y no hablemos de andar).
Y Ana, sabés que te merecés algo mejor, y que hacen esto porque no entienden, y quizá en el fondo (algunos) no quieran lastimarte, pero siempre es así, siempre siempre, a esta altura tendrías que entenderlo.

martes, 4 de marzo de 2008

Cosas que quiere decir la gente cuando dice esto (parte II).

*¡Sos re vintage!: dejá de robarle la ropa a tu abuela.
*Quiero una vida emocionante, pero no sé qué hacer: no tengo planes este fin de semana, invitame a salir así no quedo como una desesperada.
*Te extraño (nene): no veo la hora de mirarte el escote otra vez.
*Te extraño (nena): nadie me mira las tetas, vení que me aburro.
*El lunes estoy libre: mandame un mensaje y repetimos lo del otro día.
*No, no pasa nada, andá con tus amigos, ¡no me enojo!: estoy re caliente, si te vas ya voy pensando una venganza.
*¡Vos sos mi mejor amiga!: no sabés las ganas que tengo de acostarme con vos.
*No es que seas ignorante, es que no te ponés las pilas: sos una burra de mierda, andá a estudiar o te cago a patadas en el orto. Llegás a repetir y no te pago el colegio, y salís a laburar.
*Te lo decimos por tu bien: no te bancamos, queremos que te alejes lo más posible de nosotros, pero sos tan bruto que no entendés indirectas.
*Tengo mucho frío:
vení a abrazarme.

domingo, 2 de marzo de 2008

Cosas que quiere decir la gente cuando dice esto (parte I)

Agradecimientos:

Antes de inaugurar (o será reinaugurar) la sección ‘Cosas que te quieren decir cuando te dicen esto’; debo agradecer a:

http://fotolog.com/shuliann

http://fotolog.com/beetlejuice__x

http://fotolog.com/touchhertouchher

http://ikilledmymom.blogspot.com

http://ikilledmymom.livejournal.com

Y la colaboración en alguno que otro de:

http://fotolog.com/pablotelittlebox


*Es muy simpático tu novio: es feo, tiene cara de boludo, y no doy dos mangos por esta relación.
*Te merecés lo mejor del mundo amiguis!: no servís para nada y las cosas te salen como el orto, me das lástima, pero quiero darte aliento para no sentirme culpable si te suicidás.
*¿Fuiste a la peluquería?: hacele juicio porque te re cagaron, ese corte resalta tu cara de pelotudo mental.
*Te lo juro (levantando una mano): decímelo rápido así se lo cuento al primero que pasa.

*¿Qué, no me creés?:
te cagué mil veces, pero si querés seguir siendo mi amigo/novio tenés que confiar en mí.
*¡¡¡Ayyyy qué linddoooo!!!¡¡¡ Va con tu personalidad!!!:
te queda como el culo, pero igual como todo te queda como el culo, no importa, combina con tu desastre de indumentaria en general.
*Mató tu onda:
sos un excéntrico (por no decirte raro), pero eso tiene onda si los demás te miran bien. Cuando quedes como un ridículo, vas a ser un bicho más.
*Mirá...sos re buen pibe...y me gustás...pero vengo de una relación difícil..:
no tengo intenciones de tocarte ni un pelo, sólo quiero que sigas estando atrás mío así te histeriqueo y me termino poniendo de novia con cualquier otro gil.
*El problema soy yo, vos no tenés la culpa:
arruinaste la relación, sos aburrido en extremo y yo quiero ser swinger o algo por el estilo.
*¿Y vos qué pensás?:
la verdad me importás tres carajos, pero si tus ideas están mejor acomodadas que las mías, te sigo.

sábado, 1 de marzo de 2008

Chocolate.

El chocolate es rico. Amargo, dulce, blanco, negro... no hay persona a la que no le guste.
Además de eso, se le atribuyen muchas propiedades: antioxidante, relajante, afrodisíaco, que genera orgasmos... en fin, no voy a hacer una tesis sobre esto.

Solamente, voy a enumerar por qué el chocolate es mejor que una relación sentimental y las razones por las cuales debería usarse en caso de rupturas:

  • El chocolate no te miente.
  • El chocolate nunca está ocupado, su tiempo es sólo tuyo.
  • El chocolate no te va a dejar nunca. Y menos con frases prehechas como 'no sos vos, soy yo', o 'es un momento muy difícil, no quiero que te compliques con un tipo como yo'.
  • El chocolate no tiene que jugar al fútbol, estudiar, ver la tele, salir con amigos.
  • El chocolate no se va con otra.
  • El chocolate no genera problemas que no puedan remediarse con media hora de ejercicio diario.
  • Nunca vas a estar gorda/flaca/demasiado linda/demasiado fea para el chocolate.
  • El chocolate nunca se queda sin crédito, ni se olvida de llamarte.
  • El chocolate no tiene drama en acompañarte a ningún lado.
  • El chocolate siempre es consuelo, nunca razón para llorar.
  • El chocolate no te hace quedar mal adelante de nadie.
  • No hay persona a la cual pueda caerle mal.
  • El chocolate te quiere/te ama/te odia según vos lo desees.
  • El chocolate no te apura para tener sexo.
  • El chocolate no te usa, vos lo usás.
Esos son los verdaderos atributos del chocolate. He dicho.