jueves, 20 de noviembre de 2008

La poca valoración que da el hombre a sus amigos da cuenta de todas sus imperfecciones.

Simplemente se nos va la cosa de las manos, y ahí uno entenderá lo que es apreciar.