jueves, 24 de marzo de 2011

Instrucciones para dejar.

Es normal, y a veces hasta lógico, que ciertas relaciones concluyan. El común acuerdo en este caso no existe: sólo uno puede dar el paso inicial del apocalipsis romántico.

Si la razón del quiebre es una infidelidad o algo de esa calaña, créame, se está haciendo un favor. La relación fue condenada mucho antes por quien haya cometido aquel desliz. En este caso, puede maldecir todo lo que quiera, y acordarse de toda su familia. Dése el gusto. No retome contacto bajo ninguna circunstancia. Tampoco opte por la 'venganza': salir con otras personas y subir fotos a Facebook no generará nada. Piénselo: le metieron los cuernos, hace rato que su ex compañero/a no se preocupa por usted. No trate de voltearse todo bicho que camina, no lo hará más feliz. Limítese a disfrutar su soltería, con la frente en alto por haberse puesto los pantalones y sólo quíteselos frente a damas y/o caballeros de su agrado.

Ahora, si simplemente el amor se terminó, o el interés, o el lazo que unía su vida con su pareja, sincérese y tantee el terreno. Básicamente, sincerarse consiste en plantearse los pro y los contra. No descarte la relación como si se tratara de un pañuelo usado, pero tampoco se ate a algo que no va más. Con 'tantee el terreno' apunto a que considere por un momento los sentimientos del otro. O sea, si ve que está en las mismas condiciones que usted, genial, es la situación óptima. En cambio, si lo ve embobado, enamorado o como prefiera llamarlo, sea sutil.
No ande con vueltas: sea directo. No haga más larga la agonía, no tiene sentido.
No recurra -y esto lo pido como favor- a los clichés. Ejemplo 1: 'tomémonos un tiempo'. Ejemplo 2: 'no sos vos, soy yo'. Ejemplo 3: 'te quiero, pero sólo como amigo'. Seguramente a usted le vendrán varios más a la cabeza.
Seamos honestos. Un 'no te quiero más' lastima igual y ayuda a que las fichas caigan más rápido.
Intente decir todo de frente. Al menos, hará creer a la otra persona que el tiempo que pasaron juntos no fue en vano. No es ético cortar por teléfono, y menos aún por chat o mensaje de texto; al menos no si tiene más de dieciocho años.
Evite viajar en auto, su ex se sentirá mal y llorará y reprochará camino a casa. Ni le cuento si el vehículo no es suyo... pueden dejarlo en un mal vecindario o a 50 kilómetros de su casa sin una moneda para el colectivo. La gente es cruel, mucho más cuando está enojada.
No de lugar a dudas. Sea firme y no flaquee solamente porque ve llorar a alguien que aprecia y eso lo hace sentirse el malo de la película. Si su pareja lo quiere, se agarrará de la más diminuta palabra que sugiera una posible reconciliación a corto plazo. Peleará con uñas y dientes, como si ese distanciamiento se tratara de unas vacaciones no compartidas.
Sea rápido, conciso y respetuoso. Con eso se ahorrará una gran discusión.
No mienta. No meta ni quite gente, situaciones o lugares. La verdad es dura, pero no deja de ser lo único que permanecerá en el tiempo, y la única razón valedera sobre por qué no deben continuar.

Váyase. No se despida con un beso, es ridículo. Su ahora ex querrá romperle el cuello. Admítalo, algo de razón tiene, usted querría lo mismo.