jueves, 24 de marzo de 2011

Instrucciones post-ruptura (si fue el dejado).

No insista. Quiérase un poco y acepte que no lo quieren.
No lo busque, no es sano. No busque coincidencias ridículas ni encuentros fortuitos, no es sano.
No piense de más. Asuma que no puede controlar todo lo que pasa en su vida, sobre todo cuando es algo tan frágil que no depende de usted.
No se engañe: la felicidad de su vida no se está yendo. Haga el duelo correspondiente y confíe en que, si una vez encontró a alguien, puede hacerlo nuevamente.
Manténgase ocupado. Emplee su tiempo en cosas importantes y no en pensar idioteces.
No se castigue. No coma de más o de menos, no deje de bañarse, dormir o vestirse bien. El duelo no exige estupideces.
Intente no volver a hablarle. Es difícil, pero se puede. Sólo Tiene la posibilidad de verlo si deben devolverse algo. En caso de flaquear y hablarle innecesariamente, actúe con normalidad. No demuestre rencores ni afecto.
No ruegue. Si quieren volver con usted, se lo harán saber. Mejor solo que con alguien que no está conforme con su forma de ser.
No odie. Es ridículo y sólo lo llenará de porquería.
No se acueste con todo lo que pueda por despecho. No llenará ese vacío y puede llevarse un gran susto. No lo dejaron por impotente o por afearse. Limítese a tener relaciones por placer y no para demostrarse nada a sí mismo.
No corra desesperadamente intentando conseguir una relación, ni utilice a nadie para ello. Si no le gusta que jueguen con sus sentimientos, sea precavido de no jugar con los de los demás.
No entre al Facebook, Twitter, Blog o cuanta red social tenga su ex. Mirar sus fotos no lo hará regresar; sólo fijará la idea errónea de que es el único y último ser sobre la Tierra que le prestará atención.
Tampoco suba foto tras foto de sus maratónicas trasnoches con hermosas hembras o machos despampanantes. Si me preguntan, es repugnante y patético y, a diferencia suya, su ex no entra a su Facebook para ver qué es de su vida.


Tiene dos opciones: quedarse juntando hongos en su casa y lamentándose por lo ocurrido, o salir a la vida y aprender la lección.
No deposite el 100% del cariño y de su estabilidad emocional en una sola persona que no sea usted. Salga adelante y sea feliz.

Si lo llaman y está solo -y por supuesto, su aún extrañara- piénselo. De lugar a la duda. Su duda no debe hacer flaquear a su ex. Si lo hiciera, ni se moleste en regresar, no vale la pena. Si en cambio, encuentra la felicidad nuevamente con ese individuo, saque el máximo provecho.

Si no vuelven a llamarlo, disfrute su soltería. Que este tiempo sea mejor depende pura y exclusivamente de su ser. Todo mejorará con el correr de los días. Y recuerde que, aunque a veces hagamos caso omiso, todo vuelve.

No hay comentarios: