martes, 19 de abril de 2011

Complejos que la gente no acepta.

Toda persona que agrede desmedidamente un grupo de gente, un defecto particular o una clase social, claramente tiene un complejo.

Vayamos a ejemplos prácticos.

1- No conozco nadie que agreda a 'los negros villeros' que no tenga complejo de sudaca o de gil del conurbano que cree que Palermo Hollywood es lo más de lo más y daría lo que fuera povivir en Las Cañitas, que es lo más top. Su modelo a seguir es Ricky Fort y cree que por pagar las cosas caras, son buenas.

2- La gente que se mete con las religiones ajenas. En todos los casos que he visto, sus padres son (o eran) ultra religiosos y los obligaban a ir a misa (o celebración que fuere). Fueron a colegio religioso (cual fuere), creen que son elite divina así como que tienen una VIP card al Paraíso.

3- Los fanáticos de la política. Fieles a un ideal, jamás se puede discutir con ellos. No escuchan opiniones, por mejor fundamentadas que estén, y no aceptan que alguien pueda pensar de manera diferente. Su ídolo varía según partido e inclinación, como su vestimenta.

4- Los estudiantes de ciertas carreras. Las picas entre colegios siempre existieron, pero desmerecer a alguien por su carrera es darse demasiada importancia y llevar un infantilismo de secundario a un nivel impensado. Sí, hay carreras chotas. Sí, los estudiantes de ciencias siempre van a bardear a los de humanidades, pero hay límites. Difusos pero límites al fin.

5- Los enfermos de los títulos académicos. Todavía no puedo creer que en pleno siglo XXI haya infelices que consideran que, a mayor grado universitario alcanzado, mejor persona se es. Uno puede ser inteligente académicamente y un idiota en el resto de los aspectos, me sobran ejemplos.

6- Nenes crueles. Y los nenes crueles en la adultez son aún peor. Ridículo estigmatizar a alguien por su contextura física, color de piel y demás hierbas. Esa gente termina siendo adicta al whisky, a la comida o a la imagen. De cualquier manera, muta en un infeliz social. E inadaptado que nadie quiere.

7- Los soberbios. Mátenlos. O sea, si sabés algo y lo querés explicar, genial. Si querés guardarte el conocimiento, genial también. Ahora... ¿tenés necesidad de enrostrar lo que sabés? Tienen complejo de pito corto y las mujeres son frígidas.

Cuando se me ocurran más, les cuento.